Fondo Su Orden.jpg

Su Orden

PRIMERA_COMUNIO%C3%8C%C2%81N__MISIO%C3%8
Franciscanos y capuchinos en Chile

 

Los franciscanos llegaron a Chile en 1553. Fundaron en el sur las misiones de Valdivia, Osorno, Angol, Villarrica y La Imperial, cuyo primer obispo fue el franciscano fray Antonio de San Miguel, un religioso que se conmovió con los sufrimientos que muchos encomenderos españoles causaban a los mapuche.

 

La tarea pastoral de los franciscanos en Chile fue muy sacrificada. En 1807, había quince misiones franciscanas entre el Bío-Bío y el archipiélago de Chiloé.

A mediados del siglo XIX, el presidente Manuel Bulnes solicitó para la Araucanía la incorporación de la Orden capuchina, por la que sentía una alta estima. Así, en octubre de 1848, en barco desde Italia, llegaron a Chile los primeros capuchinos italianos con la misión de evangelizar al pueblo mapuche al sur del río Cautín. Ese año se crea la Prefectura Apostólica de la Araucanía.

En 1896, llegaron capuchinos alemanes de la Provincia Capuchina de Baviera que cinco años después se hicieron cargo de la misión de la Araucanía. El primer prefecto alemán fue el padre Bucardo Englert de Röttingen. En 1928, la misión fue elevada a Vicariato Apostólico y su primer obispo fue el capuchino monseñor Guido Beck de Ramberga.

… Todos elogiaban su talento organizador, su amplitud de miras y sus grandes energías. Lleno de fe en la importancia de la educación para hacer de la Araucanía un pueblo más cristiano e integrado al resto del país, las estadísticas oficiales dicen que cuando se erigió el vicariato, el año 1928, había 39 escuelas con un total de 4.758 alumnos. A la muerte del obispo, en 1958, el vicariato mantenía 166 escuelas con 31.440 alumnos.

 

Cuatrocientos años de misión entre los araucanos. Albert Noggler [padre Othmar OFM Cap]

Fray Francisco Valdés, ordenado en 1931, fue el primer capuchino chileno. En 1955, había más de cincuenta capuchinos chilenos, varios eran del pueblo mapuche.

Para enseñar la fe católica y mejorar la vida del pueblo mapuche, los capuchinos aprendieron y estudiaron su lengua, transcribieron su música, recopilaron sus relatos y tradiciones y abrieron escuelas, colegios e internados.

 

Y fueron, sobre todo, sus grandes protectores frente a atropellos e injusticias, como lo relata el padre Francisco en su libro Lemunantü:

[…] La Misión se convirtió en defensora de los mapuches, aunque tuviera que atraerse el odio de los prepotentes. Por centenares acudían a su protector, el padre Sigifredo, con las quejas contra el huinca; el día y la noche no le bastaban al misionero para oír consultas, despachar correspondencia y acudir personalmente a solucionar los conflictos. 

El año 2002, el vicariato pasó a ser la diócesis de Villarrica y su primer obispo fue monseñor Sixto Parzinger Foidl OFM Cap. En febrero de 2009, Benedicto XVI nombró a monseñor Francisco Javier Stegmeier Schmidlin como segundo obispo de Villarrica.

Links de interés:

 

Saber más sobre la presencia de los capuchinos en Chile: http://capuchinos.cl/hermanos-capuchinos-presencia-en-chile/